Archivos por categoría: Productividad

Madrugar no aumenta necesariamente tu productividad

Ir temprano a la cama y levantarse temprano, hace a un hombre saludable, rico y sabio

Benjamin Franklin

Existe una cierta tendencia, en los últimos dos años, a aconsejar a la gente que se levante a las 4-5 de la mañana si quieren ser realmente productivos. Pues bien, creo que este consejo hay que cogerlo con pinzas y que, sinceramente, no es para todos.

Ciertos autores, coaches y desarrolladores personales  han creado tendencia sin tener en cuenta cosas tales como la cultura del país y sobre todo los ritmos circadianos y tendencias de cada uno.

La motivación te hace empezar, la rutina te permite continuar

La rutina es el ama de llaves de la inspiración

Carlos Ruiz Zafón

Rutinario es un adjetivo con connotaciones negativas, de hecho, si vais a la RAE y buscáis su significado os encontrareis con “Dicho de una persona: Que obra por mera rutina.”. Ese “mera” encierra un cierto menosprecio a la palabra rutina.

No obstante, en el mundo de la productividad personal, las rutinas pueden proporcionar a tu día a día dos elementos que todos agradecemos: orden y calma. Una ventaja adicional que podemos encontrar en las rutinas es la simplificación ya que si, por ejemplo, agrupamos actividades similares y las ejecutamos “en lotes”, de manera metódica, seremos mucho más eficaces.

Busca tu estado de gracia para tomar las mejores decisiones

Tomar buenas decisiones es una habilidad tan fundamental…que, por supuesto, no se enseña en ningún lado. A lo largo del día tomamos literalmente cientos de decisiones pero el problema está en que tomar decisiones… ¡cansa!

Tomemos, como ejemplo, el póquer. El póquer es un juego de información incompleta en el que tu beneficio dependerá directamente de lo buenas que sean las decisiones que tomes. Una sesión online puede consistir en jugar 12 mesas a la vez, lo que se traducirá en unos cuantos miles de manos y, en cada mesa, deberás tomar la mejor decisión en tu turno de juego, si quieres sacar beneficio. La calidad de tus decisiones se resiente a medida que vas tomando decisiones. Llega un momento en que es necesario dejarlo y descansar.

El autorregistro como herramienta para conocerte y mejorar

La máxima más famosa de la antigüedad es “Conócete a ti mismo” (gnōthi seauton), que habría estado escrita en el pronaos del templo a Apolo en Delfos. A pesar de contar con patrocinadores cojonudos como Platón o Sócrates lo cierto es que mucho caso no le hemos hecho ya que tendemos a tropezar muchas veces en la misma piedra.

Hoy quería hablaros del autorregistro. El autorregistro es una técnica de terapia psicológica, en concreto de terapia de reestructuración cognitiva. Sin ser ningún especialista, ni por supuesto psicólogo, es una herramienta que me enseñaron en épocas que no lo estaba pasando muy bien, y aunque hace ya unos cuantos años que experimenté con ella, he seguido manteniendo el hábito de usarla ocasionalmente.

Los hábitos no lo son todo

Nada es verdad, nada es mentira, todo es según el color del cristal con que se mira

Ramón de Campoamor

 

Resulta que llevo cinco años dando el coñazo con la importancia de adquirir hábitos y predicando que éstos pueden cambiar nuestra vida y, hoy, de repente, suelto esto de “los hábitos no lo son todo” y me quedo tan tranquilo.

Pues sí. Si bien es cierto que adquirir un hábito cuesta unos treinta días, no es menos cierto que muchos de los hábitos que adquirimos no quedan permanentemente fijados y, tras un tiempo, los perdemos. Ya sabéis, vuelta la burra al trigo.