Catorce ideas para reiniciar tu productividad (I)

No necesitas más horas, lo que necesitas son horas de más calidad

Jason Fried

He estado leyendo “Reinicia” (Rework, en inglés) el libro de los chicos de 37signals compañía de, entre otros productos, Basecamp el software en la nube para gestionar proyectos colaborativos.

Es un libro interesante para todo el mundo, que se ha “vendido” dentro de la ola de los emprendedores pero del que podemos sacar ideas muy interesantes los trabajadores por cuenta ajena (y yo diría que cualquier persona en general).

Mediante capítulos muy cortos se revisan ideas sencillas, a veces contraintuitivas, que les han funcionado en su empresa.

Posiblemente, no todo lo que está servirá para todos pero todo lo que está les ha servido a ellos.

En  relación con la productividad personal hay unas cuantas ideas que he querido enumerar mediante las siguientes catorce citas. Léelas con calma, reflexiona un poco sobre ellas y disfrútalas:

1) “Lo que distingue a las personas que son diez veces más eficaces no es que trabajen diez veces más sino que emplean su creatividad para plantear soluciones que exigen diez veces menos esfuerzo

El tiempo de calidad del que se habla en la cita con la que abro el artículo es aquel que se dedica a aumentar la eficiencia entendida como hacer el máximo con los mínimos recursos. Y para encontrar soluciones a problemas cotidianos hay que pensar en otro nivel: el de la creatividad.

Algo similar decía Albert Einstein:

El mundo que hemos fabricado como resultado del nivel de pensamiento que hemos utilizado hasta ahora crea problemas que no podemos solucionar con el mismo nivel de pensamiento con el que los creamos

2) “No insistas en malgastar un tiempo necesario en un trabajo que no lo es. ¿Estás haciendo algo útil o simplemente estás haciendo algo? Soluciona problemas y aporta valor

El tiempo de calidad no sólo es útil para encontrar soluciones óptimas; el tiempo de calidad es útil para detenernos a reflexionar sobre lo que estamos haciendo. Los chicos de 37signals, a lo largo de todo el libro, componen una sinfonía contra el “calientasillismo”, ese presentismo con el que muchas empresas confunden la productividad.

Ellos lo tienen claro:

Los adictos al trabajo no son héroes; el héroe de verdad se fue a su casa porque fue capaz de encontrar una forma más eficiente de hacer su trabajo

3) “Busca soluciones tipo judo: capaces de aportar una eficacia máxima con un esfuerzo mínimo

Prima el hacer sobre la perfección. Busca la excelencia pero no caigas en el error de llegar a la parálisis por el análisis.

Es un poco la mentalidad Lean que tanto suena últimamente. Es también un poco de sentido común.

Como decía Thomas Watson:

Si quiere usted lograr la excelencia, puede hacerlo hoy mismo. A partir de este momento, no haga ningún trabajo que no sea excelente

4) “Los momentos largos de aislamiento son los más productivos. Esto implica abandonar la adicción a la comunicación

Desde el blog me he cansado de ridiculizar la actual dependencia de los móviles, del whatsapp y de toda esta tontuna que últimamente nos invade.

El consejo de Jason Fried y David Hansson es claro: si vas a hacer algo importante, apaga tu móvil.

5) “Cuando te impones una fecha límite ganas claridad. Trabaja en lo imprescindible y ya te ocuparás más tarde de los complementos. La mejor forma de arrancar es corregir mediante la repetición. Deja de imaginar lo que funcionará y descúbrelo en la realidad”

Aunque ponerte fechas límite es una práctica discutida y discutible en la productividad personal ellos defienden esta técnica como vía de activación. Pero ojo, fíjate fechas sólo para lo fundamental y piensa en lean, haz las cosas bien y rápido y mejóralas mediante ciclos cortos. Si lo que haces es para alguien, ¿qué mejor manera de hacerlo excelente que sabiendo la opinión de ese alguien cuanto antes?

6) “Lo que importa es lo que haces, no lo que piensas o planeas. Las ideas casi no cuentan, lo importante es cómo se ejecutan”

Las ideas están sobrevaloradas: todo el mundo las tiene. Es algo que aprendí en mis épocas de guionista aficionado. Todo el mundo tenía la idea para LA PELICULA pero nadie era capaz de escribirla.

Una idea vale lo que vale su puesta en práctica.

7) “Las grandes decisiones son difíciles de tomar y de corregir. Es muy difícil cambiar de opinión cuando está en juego el ego y el orgullo, perdemos la objetividad. Cuando tomas decisiones pequeñas no puedes cometer grandes errores y éstas te permitirán cambiar de opinión”

El divide y vencerás de toda la vida aplicado a la toma de decisiones. No permitas que tu propio ego sea el mayor freno hacia la decisión correcta.

Decisiones pequeñas hacen que todo sea más fácil, el ego se disuelva y la objetividad triunfe sobre la subjetividad.

En realidad, este concepto también lo aplican en otros ámbitos. Por ejemplo, cuando dicen:

“Las previsiones que implican semanas, meses o años son pura fantasía. Los seres humanos somos muy malos a la hora de hacer previsiones. Divide en unidades pequeñas tus proyectos; cuanto más pequeños, más fácil será hacer y acertar con una previsión”

¿Qué os parece?

En la siguiente entrada revisaremos otras siete ideas básicas más. Hasta entonces leed (“Reinicia” u otro libro), reflexionad y no seáis buenos, simplemente sed mejores que ayer.

 

  • Muy interesante! Espero la segunda parte impaciente :)

    • Este próximo lunes, ¡más! Lorenzo. Gracias por comentar y perdona la tardanza en contestar, andaba de vacaciones.

  • Sebastian Hm

    Muy buen post, excelente información me encanto.

    http://primerotusmetas.com

    • Muchas gracias Sebastián, me alegra que te haya gustado. Perdona la tardanza en contestar, andaba de vacaciones.