¿Es culpa mía o de mi GTD?

Un fracasado es un hombre que ha cometido un error y no es capaz de convertirlo en experiencia“.

Elbert Hubbard

 

Tres ideas clave sobre GTD (o cualquier sistema de productividad que uses):

1) GTD es un medio, no un fin.

GTD es una metodología  que se implementa sobre una herramienta (que puede ir desde el papel a una aplicación en la nube). GTD no es un fin en sí mismo sino que tiene obligatoriamente  que ser una ayuda a tu productividad.

Si implementar GTD es una dificultad adicional, aún en sus inicios, de la que no obtienes beneficio alguno, algo estás haciendo mal.

2) El objetivo es HACER.

Si tras implementar GTD estás haciendo “menos cosas”, esto  puede ser un indicador de que algo no está funcionando. Si, además, las cosas que estás haciendo no son las más importantes de tu lista, esto es un síntoma evidente de que GTD ha fracasado.

Entre estas “cosas que haces” no cuentan las que se refieren al propio GTD (recopilar, procesar, organizar, revisar, etc. y todos sus derivados).

Si tras implantar un sistema de productividad no estás haciendo más de las cosas que “quieres” hacer, el sistema ha fracasado.

3) GTD puede ser otra manera de procrastinar.

Si detectas que se cumple alguno de los dos puntos anteriores (o ¡los dos!) es más que posible que estés usando GTD como elemento procrastinador.

¿Qué significa esto?

Significa que puedes ser un crack a nivel de organización, tener todo perfectamente organizado en listas, contextos, recordatorios, etc. y no hacer nada porque,  permanentemente, estás “toquiteando” todos estos componentes GTD y nunca tienes tiempo ni de HACER ni de PENSAR en qué hacer.

Si detectas cualquiera de estos “síntomas” te recomiendo que pares cuanto antes y hagas un sincero autoanálisis.

En este punto hay quien te aconsejará que pruebes con “algo más sencillo”. Quizá te recomienden las listas A,B,C o cualquier otro añejo sistema de gestión del tiempo, habrá quien te diga que pruebes con ZTD (Zen To Done de Leo Babauta) o quizás con Autofocus de Mark Foster…

Mi consejo es que revises qué es lo que estás haciendo mal en GTD. Relee, piensa, consulta con otros usuarios, blogs, foros, etc.

GTD es el sistema más completo de productividad. Puede que sea demasiado completo y necesites “aligerarlo”, puede que no lo necesites en todas las facetas de tu vida, puede que necesites añadirle ciertas cosas pero, lo más probable, es que lo que esté fallando seas tú, que no hayas entendido la filosofía de todo esto.

En tal caso, no te engañes, vayas al sistema que vayas arrastrarás el “vicio” que te está lastrando ya que éste está dentro de ti. ¡Párate y reflexiona!