Hablamos de “Te van a oír”

Hay muchas cosas poco divertidas o agradables. Muchas están fuera de tu control. Lo que puedes gestionar y cambiar es tu forma de pensar, de aproximarte a los problemas y encontrar soluciones. Hay demasiada gente centrada en lo que no puede hacer y muy poca en lo que sí puede

Andrés Pérez Ortega

 

Entre los más de treinta libros que tengo en mi lista de espera, he decidido priorizar uno que se acaba de lanzar en 2013. Se trata de “Te van a oír”, tercer libro de Andrés Pérez Ortega, el mayor experto de habla hispana en marca personal.

Andrés es alguien a quien sigo desde hace dos años y del que me “enamoré” (entrecomillo por las dudas, que con lo cascarrabias que es, no quiero malos entendidos) con su “Expertología”, sin duda uno de los libros que me fascinó allá por 2011 (y que, por cierto, sigue haciéndolo hoy en día).

Si en aquel momento Andrés nos hablaba sobre cómo convertirnos en profesionales de referencia (fuésemos emprendedores, autónomos, funcionarios o empleados por cuenta ajena), con “Te van a oír” Andrés nos cuenta cómo construir la plataforma mediante la que comunicaremos al mundo que somos unos excelentes profesionales.

De su anterior libro “Expertología” me quedé con esta frase:

Si no eres capaz de diferenciarte por alguna razón, serás sustituido por cualquier razón

de éste “Te van a oír” me quedo con:

Si tienes algo que vender, no tienes que venderte tú

Los tiempos y las circunstancias están cambiando rápidamente y ya no es suficiente con trabajar para una empresa y echarnos a dormir. Seas bueno o malo, lo normal es que tu empresa quiebre o te despidan varias veces durante tu vida profesional.

Con este incierto panorama , el profesional corre el riesgo de ser tratado como mercancía (en el fondo siempre lo ha sido, ¿no?). Si lo anterior no fuera suficiente, en tiempos de crisis, el profesional es una mercancía que se devalúa. Se deprecia porque hay mucha mano de obra (oferta) y poco trabajo (demanda).

Para combatir esto, la marca personal (y el sentido común, si lo tuviéramos) nos dice que hemos de convertirnos en profesionales que aporten valor añadido. Pero no basta sólo con eso, también hay que comunicarlo ya que, como dice Andrés: “ocultar tu valor a los demás, además de egoísta, equivale al suicidio profesional”.

Dado que “la mejor persona para vender lo que haces eres tú mismo”, Andrés nos plantea en “Te van a oírcómo construir una plataforma de comunicación mediante la que hacernos visibles a los demás. Eso sí, entrecomillemos “vender” ya que, como deja bien claro a lo largo del libro, es una palabra tabú: “olvídate de vender y céntrate en captar la atención”.

En “Te van a oír”, Andrés analiza los elementos que compondrían esta plataforma, siendo los principales:

  • Blog. La piedra angular o “Cuartel general” de nuestra plataforma. Toda una apología de la escritura y la creación de contenidos de alta calidad (el mejor botón de muestra de nuestro trabajo). Su consejo: “escribe sobre tu especialidad y posiciónate como experto, pero con humildad. Siempre estás aprendiendo”.
  • Twitter. Aconsejado como elemento que “favorece las relaciones entre personas más que entre corporaciones” y como elemento de feedback ideal, por ejemplo,  para eventos en vivo en los que participas.
  • Linkedin. La red profesional “más fiable” y un elemento de reputación (sobre todo si somos capaces de obtener recomendaciones y referencias de gente importante en nuestra especialidad).
  • Facebook. La gran red social no es santo de la devoción de nuestro amigo Andrés. A pesar de ello, le dedica un capítulo donde propone “personalizar lo profesional” y cuidarnos muy mucho de lo que publicamos (“Piensa antes de publicar”).
  • Nuestra propia emisora: podcast, webcast, webinar, etc. Como indica Andrés, “no hay foto o artículo, post o tuit que pueda capturar la esencia de una persona tanto como lo hace el vídeo o el audio”.
  • El libro escrito. El elemento que te confirmará como experto y el que te hará “jugar en primera división” abriéndote las puertas del mundo real: conferencias, medios de comunicación masivos (prensa, radio y televisión), etc.
  • Conferencias. Tanto online (videoconferencias) como en vivo, el consejo es claro: “busca y aprovecha todas las oportunidades que surjan para hablar en público”.
  • Prensa. Según Andrés, “ser citado en prensa equivale a una buena recomendación de alguien independiente”. Andrés concibe los medios clásicos como elementos de reputación ante el gran público.
  • Accesorios y complementos. Se abordan temas que van desde las tarjetas de visita o los códigos QR a la definición de un portfolio o de los kits de prensa para enviar a los medios.

Estos y otros muchos temas (definición de audiencias, marketing, autoventa, posicionamiento SEO, productividad…) se abordan en el libro. No esperes un libro técnico, es esencialmente un libro de conceptos y por lo tanto al alcance de cualquiera. Mi única recomendación es que leas antes  “Expertología”.

Lo que me gusta de Andrés es que él cuenta su verdad y además basada en hechos reales: todo lo que propone lo ha experimentado en su propia marca personal primero. Los que le seguimos habitualmente lo sabemos de buena tinta.

A nivel personal el libro me ha gustado aunque he de decir que no me ha impactado tanto como “Expertología”. Seguramente el hecho de que esté más familiarizado con los temas que trata el  libro y ser habitual de su blog han reducido mi capacidad de sorpresa.

Ahora bien, creo que es un libro importante. Como dice el propio Andrés, en unos años  las herramientas (Google, Twitter, Facebook…) cambiarán o no existirán pero las reglas de comunicación seguirán existiendo. Desde ese punto de vista el libro es un must-have.

Dos últimos consejos del maestro que me parecen reseñables:

  • Convierte todo en algo personal (dale tu toque de distinción) pero no confundas personal (tu estilo) con privado (tu vida).
  • La mejor forma de vencer el miedo a algo es enfrentarte a ello.

Disfrutadlo tanto como lo he hecho yo.