La conmovedora historia del profesor al que Internet derrotó

Internet es una economía basada en la atención donde la moneda de cambio es el tiempo del usuario

Jakob Nielsen

Por motivos personales me une con Uruguay un lazo que hace que cualquier artículo relacionado con este país capture mi atención con mayor facilidad que el resto. Hace unas semanas leía un artículo sobre el periodista uruguayo Leonardo Haberkorn autor de una entrada en su blog allá por diciembre de 2015 que, un tanto irónicamente, se había hecho viral, no una sino varias veces.

Digo “irónicamente” porque la entrada era un canto de cisne a su labor docente en la Universidad ORT de Montevideo debido, en buena parte, a su impotencia por lograr captar la atención de sus alumnos enfrascados en sus dispositivos móviles y redes sociales.

La entrada, que reproduzco a continuación, podéis encontrarla en su blog con el título “Con mi música y la Fallaci a otra parte” (aconsejo la lectura de los comentarios en la misma por los interesantes debates que se establecen). Aquí el texto:

“Después de muchos, muchos años, hoy di clase en la universidad por última vez.
No dictaré clases allí el semestre que viene y no sé si volveré algún día a dictar clases en una licenciatura en comunicación.
Me cansé de pelear contra los celulares, contra WhatsApp y Facebook. Me ganaron. Me rindo. Tiro la toalla.
Me cansé de estar hablando de asuntos que a mí me apasionan ante muchachos que no pueden despegar la vista de un teléfono que no cesa de recibir selfies.
Claro, es cierto, no todos son así.
Pero cada vez son más.
Hasta hace tres o cuatro años la exhortación a dejar el teléfono de lado durante 90 minutos -aunque más no fuera para no ser maleducados- todavía tenía algún efecto. Ya no. Puede ser que sea yo, que me haya desgastado demasiado en el combate. O que esté haciendo algo mal. Pero hay algo cierto: muchos de estos chicos no tienen conciencia de lo ofensivo e hiriente que es lo que hacen.
Además, cada vez es más difícil explicar cómo funciona el periodismo ante gente que no lo consume ni le ve sentido a estar informado.
Esta semana en clase salió el tema Venezuela. Solo una estudiante en 20 pudo decir lo básico del conflicto. Lo muy básico. El resto no tenía ni la más mínima idea. Les pregunté si sabían qué uruguayo estaba en medio de esa tormenta. Obviamente, ninguno sabía. Les pregunté si conocían quién es Almagro. Silencio. A las cansadas, desde el fondo del salón, una única chica balbuceó: ¿no era el canciller?
Así con todo.
¿Qué es lo que pasa en Siria? Silencio.
¿De qué partido tradicionalmente es aliado el PIT-CNT? Silencio.
¿Qué partido es más liberal, o está más a la “izquierda” en Estados Unidos, los demócratas o los republicanos? Silencio.
¿Saben quién es Vargas Llosa? ¡Sí!
¿Alguno leyó alguno de sus libros? No, ninguno.
Conectar a gente tan desinformada con el periodismo es complicado. Es como enseñar botánica a alguien que viene de un planeta donde no existen los vegetales.
En un ejercicio en el que debían salir a buscar una noticia a la calle, una estudiante regresó con esta noticia: todavía existen kioscos que venden diarios y revistas.

En la Naranja Mecánica, al protagonista le mantenían los ojos abiertos con unas pinzas, para que viera una sucesión interminable de imágenes, veloces, rápidas, violentas.
Con la nueva generación no se necesitan las pinzas.
Una sucesión interminable de imágenes de amigos sonrientes les bombardea el cerebro. El tiempo se les va en eso. Una clase se dispersaba por un video que uno le iba mostrando a otro. Pregunté de qué se trataba, con la esperanza de que sirviera como aporte o disparador de algo. Era un video en Facebook de un cachorrito de león que jugaba.
El resultado de producir así, al menos en los trabajos que yo recibo, es muy pobre. La atención tiene que estar muy dispersa para que escriban mal hasta su propio nombre, como pasa.
Llega un momento en que ser periodista te juega en contra. Porque uno está entrenado en ponerse en los zapatos del otro, cultiva la empatía como herramienta básica de trabajo. Y entonces ve que a estos muchachos -que siguen teniendo la inteligencia, la simpatía y la calidez de siempre- los estafaron, que la culpa no es solo de ellos. Que la incultura, el desinterés y la ajenidad no les nacieron solos. Que les fueron matando la curiosidad y que, con cada maestra que dejó de corregirles las faltas de ortografía, les enseñaron que todo da más o menos lo mismo.
Entonces, cuando uno comprende que ellos también son víctimas, casi sin darse cuenta va bajando la guardia.
Y lo malo termina siendo aprobado como mediocre; lo mediocre pasa por bueno; y lo bueno, las pocas veces que llega, se celebra como si fuera brillante.
No quiero ser parte de ese círculo perverso.
Nunca fui así y no lo seré.
Lo que hago, siempre me gustó hacerlo bien. Lo mejor posible.
Justamente, porque creo en la excelencia, todos los años llevo a clase grandes ejemplos del periodismo, esos que le encienden el alma incluso a un témpano. Este año, proyectando la película El Informante, sobre dos héroes del periodismo y de la vida, vi a gente dormirse en el salón y a otros chateando en WhatsApp o Facebook.
¡Yo la vi más de 200 veces y todavía hay escenas donde tengo que aguantarme las lágrimas!
También les llevé la entrevista de Oriana Fallaci a Galtieri. Toda la vida resultó. Ahora se te va una clase entera en preparar el ambiente: primero tenés que contarles quién era Galtieri, qué fue la guerra de las Malvinas, en qué momento histórico la corajuda periodista italiana se sentó frente al dictador.
Les expliqué todo. Les pasé el video de la Plaza de Mayo repleta de una multitud enloquecida vivando a Galtieri, cuando dijo: “¡Si quieren venir, que vengan! ¡Les presentaremos batalla!”.
Normalmente, a esta altura, todos los años ya había conseguido que la mayor parte de la clase siguiera el asunto con fascinación.
Este año no. Caras absortas. Desinterés. Un pibe despatarrado mirando su Facebook. Todo el año estuvo igual.
Llegamos a la entrevista. Leímos los fragmentos más duros e inolvidables.
Silencio.
Silencio.
Silencio.
Ellos querían que terminara la clase.
Yo también.”

¿Tiene razón Leonardo Haberkorn?

Independientemente de “su razones”, que respeto, contestaría sí y no, muy a lo gallego (gashego que dirían por allá).

Sí, porque es verdad que Internet está triturando nuestra capacidad de enfoque y atención. No es sólo mi opinión, podéis leer la entrada “¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? Superficiales”. Ciertamente preocupante.

Sí, porque cada vez hay más gente adicta a los dispositivos móviles. Todo se diseña para crear adictos: juegos de Facebook, memes, aplicaciones, etc. No es un secreto que le tengo cierta tirria al tema como visteis en “Esclavos del whatsapp” o “Teléfono inteligente no es sinónimo de inteligente con teléfono”.

Sí, porque una sociedad libre necesita de individuos libres, esto es, individuos con la capacidad de elegir. Los dos puntos previos contribuyen a zombificar a la gente, jóvenes y adultos, y a que la información, la buena, sea hoy en día menos accesible a pesar de que esté más cerca que nunca.

Pero también, aunque empatice con Leonardo, siento que hay que contestar “NO” en mayúsculas y casi gritando.

No, porque ninguna victoria se consigue abandonando y menos huyendo del campo de batalla. Internet nos ha dado mucho, entre otras cosas, la posibilidad de expresarnos y ser escuchados. Internet es una herramienta sobre la que existe una tremenda lucha por monopolizarla pero también es una puerta, una venta abierta, mediante la que el propio Leonardo ha sido capaz de amplificar su mensaje hasta casi el infinito.

No, porque en un mundo cambiante hay que encontrar la manera de adaptarse. Cualquier tiempo pasado nunca fue mejor. Simplemente fue. Siempre los mayores han mirado con una cierta condescendencia a los jóvenes, sin saber entenderlos, y ahora que yo también me hago mayor, corro a diario el peligro de hacerlo.

No, porque educar sigue siendo la mayor responsabilidad que compartimos todos. No es necesario ser docente o padre; es condición suficiente ser persona. No desde el altar, desde la humildad y el propio interés por aprender y compartir, dos virtudes, casi necesidades, que son de los pocos caminos para construir un mundo un poquito mejor.

Pero a pesar de todos los “noes” te entiendo Leonardo, ¡vaya, que sí te entiendo!

 

Artículos relacionados

Algunas aclaraciones y respuestas

La enfermedad del periodismo

Imagen | Corazón

  • Peter Norman

    No lo sé. Los tiempos (cultura) cambia y las habilidades de ayer son lastres para el día de mañana. Me explico: tengo un amigo profesional que dice que la atención multifocal va a ser la nueva forma de "atender" el mundo y los chavales no pueden concentrarse para hacer los deberes sin la tele encendida, escuchando música y chateando al mismo tiempo. La atención monofocal es del pasado y el mundo va a girar en este nuevo paradigma, lo cual no significa pero, sino distinto. El modelo del aula magna (medieval por otra parte) se muere de forma natural y solo se mantiene por la tecnocraicia estructural de los títulos, pero incluso esto tiene sus días contados, ya que las profesiones del futuro no serán más estables, sino mutables. ¿no será mejor preparar a nuestros chavales para el futuro? Porque no voy a educar a mis hijos bajo el paradigma de sentarse en pupitres limpios, viendo el cogote de sus compañeros y gobernados por un dictador que dicta con metodologías de la edad media actualizadas… pero dudo si dejarla a mi hija con el móvil/celular. No lo sé.

    • El concepto de atención multifocal tiene un encaje complicado en este blog donde se defiende que es necesario centrarse en una sola cosa cada vez para ser productivo, es decir, hacer las cosas que te hacen avanzar por encima de las que solo te distraen. Yo tampoco lo tengo claro pero veo jóvenes que son incapaces de interpretar un texto corto una película y ya no digamos un libro. Eso creo que es un involución y no una evolución. En cuanto al campo puramente educativo estoy plenamente de acuerdo en que el modelo del aula magna ya no sirve. Hoy en día lo que sobra es información y el profesor que ya no aporta grandes cosas a nivel informativo; debe ser más un guía, facilitando el descubrimiento de las informaciones útiles y cómo acceder a ellas entre el maremagnum de sobreinformación, que un sabio. El profesor debe pasar de ser la estrella a la herramienta útil para sus alumnos.