La importancia de las pequeñas cosas

La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte,

que pueden ocurrir pocas veces,

sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días

Benjamin Franklin

A veces me canso de hablar de planificar, de alinear tus metas, objetivos, áreas de responsabilidad, proyectos y acciones. Sí, todo eso es importante pero también lo son otras cosas: las pequeñas cosas.

Cuando era más joven y me exponía a alguna aventura de viaje en solitario (aún no hace tanto que me atreví con la última), me gustaba pensar que la vida es como una travesía por el desierto en la que te vas encontrando bidones que te dan la energía suficiente para seguir adelante.

Con el tiempo he llegado a la conclusión de que la vida son tanto los bidones como la propia travesía por el desierto. Además, no es bueno fiar toda tu suerte a encontrar agua en el desierto porque puede que, en una de esas, te mueras de sed.

John Lennon decía que ”la vida es eso que nos ocurre mientras estamos haciendo otros planes”. Creo que hay una gran e infinitamente triste verdad en esa frase. En general concebimos el tiempo como si fuera infinito (y pocas cosas más finitas hay) y relegamos una conversación, un abrazo, una caricia o una mirada a momentos que, absurdamente, damos por seguro que están por venir.

Quiero compartir con vosotros un video que cuenta todo esto con humor, sensibilidad y brevedad.

 

En ocasiones, hay que hacer un pequeño alto en el camino y recordar que no todo es separar el grano de la paja, que la vida se compone de ambos y que apreciar la belleza de “la paja” puede hacernos seres mucho más felices y completos.

No podemos hacer grandes cosas, pero sí cosas pequeñas con un gran amor
Madre Teresa de Calcuta